Guisantes con jamón, langostinos y huevo

Guisantes con jamón serrano. langostinos y huevo a la plancha una delicia que podemos comer tanto en la comida como en la cena; en la comida podríamos acompañarlo con algo de pan integral (corta un pedazo, no lleves el pan entero a la mesa) pero en la cena totalmente descartado.

Un plato alto en proteínas de alto valor biológico, prácticamente nulo en hidratos de carbono y se acompaña con algo de grasa animal con la yema y el jamón pero teniendo en cuenta la cantidad totalmente valida en una alimentación sana.

Un plato extremadamente delicioso.

INGREDIENTES:

  • Guisantes | congelados sin añadidos valen
  • Langostinos pelados
  • Huevo (1 por persona)
  • Jamón serrano
  • Sal rosa del Himalaya
  • Ajo (1 diente)

ELABORACIÓN:

Pela los langostinos si no los has comprado pelados; con las “cascaras” puedes hacer un fumé para cocer arroz otro día.

Corta en tiras el jamón serrano.

Pela el diente de ajos en laminas.

Calienta una sartén grande con un poco de aceite de oliva y dora los ajos.

Añade los guisantes (pueden estar congelados) y remueve hasta que estén brillantes y apetecibles.

Sube algo el fuego y coloca los guisantes en el perímetro de la sartén y en el hueco coloca los langostinos con algo de sal para que se hagan a la plancha. Dales la vuelta y cuando estén dorados baja el fuego casi por completo y añade el jamón serrano troceado y tapa la sartén para que se mantenga el calor. Personalmente no me gusta el jamón cocinado pero si tu prefieres puedes añadir el jamón y posteriormente bajar el fuego.

Mientras que tenemos la sartén prácticamente apagada con la finalidad de que no se enfríe hacemos los huevos.

Extiende un pelín de aceite de oliva en la sartén con un papel de cocina o usa spray de aceite; calienta la sartén a tope. Añade el huevo, añade sal y después tres cucharillas de agua. Tapa la sartén con la finalidad que el agua se evapore y haga el huevo al vapor. Tienes un post con vídeo para mas detalles de como hacer este tipo de huevo en: HUEVO FIT.

Emplata el contenido de la sartén y encima el huevo. Lo ideal es que el huevo esté poco cuajado de tal forma que puedas cortar la yema y se extienda por todo el plato.

Las fotos que ves son para dos raciones.

Deja un comentario